martes, 1 de enero de 2013

I/I


Fluir, al otro lado, y seguir
más allá del alba, donde el sol
no sabe aun que la noche
es sólo consecuencia de su ausencia.

Y es el desamparo de tu nombre
el que eclipsa y ensombrece el cielo
hasta que deja durante el día tu sombra...
Noche que no puede ser otra cosa sino noche.


2 comentarios:

Christian Kell dijo...

Felicidades, te ha caido un premio Liebster :D

http://khathedhral.blogspot.com.es/2013/01/y-mis-nominados-son.html

Ahora ya sabes lo que toca: hacer los deberes.

Tsaphiel Assiah Hernandez dijo...

Hahaha, miedo me das a ratos... Se hará lo mejor que se pueda ;)