lunes, 3 de noviembre de 2008

RAZÓN DE LÁGRIMAS

La noche por ser triste carece de fronteras.
Su sombra en rebelión como la espuma,
rompe los muros débiles
avergonzados de blancura;
noche que no puede ser otra cosa sino noche.

Acaso los amantes acuchillan estrellas,
acaso la aventura apague una tristeza.
Mas tú, noche, impulsada por deseos
hasta la palidez del agua,
aguardas siempre en pie quién sabe a cuáles ruiseñores.

Más allá se estremecen los abismos
poblados de serpientes entre pluma,
cabecera de enfermos
no mirando otra cosa que la noche
mientras cierran el aire entre los labios.

La noche, la noche deslumbrante,
que junto a las esquinas retuerce sus caderas,
aguardando, quién sabe,
como yo, como todos.

[RAZÓN DE LÁGRIMAS; Luis Cernuda]

____________________________________
____________________________________


Sin ti, sin nada
sin fuerzas para buscar
ni para buscarte.
Sin fuerzas para ser más quien soy
sin alma que luche contra la verdad
ni luces que palien la sombra.
Sin más horizonte que el que veo en el espejo.

Me han robado mi espada
y mi escudo yace bajo el sauce
dormido sin esperanza
eternamente en la noche.
Ansía mi montura el día
en que retome mis hábitos
y cabalgue hacia la batalla...
... lejos, muy lejos
donde luces y sombras danzan por igual
donde mi lucha no sea en vano.

-Tsaphiel
***

No tengo palabras para decir como me siento
ni creo que a nadie le importara realmente.


Manau; Le chant des Druides (la canción de los druidas)