lunes, 20 de diciembre de 2010

[Diario] 17 Junio 2007 a 20:04

Hay veces en la vida en las que nos quedamos en blanco y simplemente sentimos nostalgia de todo lo que ya no somos capaces de alcanzar....

Yo hoy parece que me ha tocado tener uno de esos días... Un día nublado y gris donde me sorprenderá el amanecer sin haber sido capaz de reaccionar en todo el día, simplemente recordando...

Recuerdo días vacíos de sentido, pero que no le robaban la felicidad a nadie, eran días que no dolía vivirlos, días en los que a pesar de no ocurrir gran cosa, aportaban tranquilidad y sosiego.

Recuerdo, ya a lo lejos en la memoria, el olor del mar contra mi ventana... un olor que pensé que notaría toda mi vida y que ha pasado a ser tan sólo un recuerdo más de otra infancia más que se pierde y se abandona...

Recuerdo el atardecer solitario desde el balcón, mirando al mar, donde ahora hay un centro comercial y nada que admirar salvo hormigón frío, y vació...

Recuerdo las tardes en las que hacía y deshacía constantemente todo cuanto podía... quizá en un absurdo intento por creer que era útil para algo...

Ahora, con el paso de los años, de todos esos recuerdos sólo queda la nostalgia, ese miedo absurdo que siente el ser humano por pensar que no va a recuperar algo que en realidad perdió porque ya no le interesaba.

Nostalgia de todo y de nada.
Nostalgia de lo que perdemos, nostalgia de lo que abandonamos.
Sentimientos vacíos para un cuerpo vacío... una simple carcasa... frágil... y humana.